Actividades Psicomotrices Salud

Yoga con Bette Calman

Bette Calman
La súper yaya que todavía puede realizar la posición del loto… a la edad de 84 años

La instructora de yoga Bette Calman puede tener 84 años, pero todavía sigue haciendo lo imposible para difundir los beneficios de esta disciplina antigua de la India. La ágil abuela puede realizar algunas posiciones de yoga increíbles, con su peinado y aretes de perlas se ve tan glamorosa como Greta Garbo en un chandal color rosa.

Cuenta con mas de 40 años de experiencia en la materia, esta maravilla Australiana es una prueba viviente de que toda una vida de dedicación al yoga te mantendrá flexible como una goma elástica.

Mientras otras personas de su misma edad se quejan de dolores y molestias, la señora Calman se concentra en realizar difíciles maniobras de equilibrio.

La señora Calman, de Williamstown, en el sureste de Australia, puede hacer todas las asanas difíciles como la “mayurasana”, posición donde el cuerpo es mantenido en estado horizontal sólo con la fuerza de los brazos. La flexible abuela también puede hacer un “loto”, “puente” y una parada de cabeza con facilidad. También puede poner la cabeza entre las rodillas haciendo pasar vergüenza a sus nietos con escasa flexibilidad.

Yo soy la prueba viviente que si sigues practicando, podrás lograrlo.

Ahora puedo hacer mucho más que hace 50 años dice la señora Calman.

¿Entonces cuando se va a rendir?

“Nunca se es demasiado viejo, el cuerpo es un instrumento notable. Puedo estirarme y estirarme y mejorar con el tiempo. Olvídate de la edad, dice la señora Calman, autora de 3 libros de yoga, incluyendo uno llamado Yoga para la artritis. Incluso una postura básica, o simplemente dirigirse a una ventana y respirar profundo puede tener grandes beneficios”.

Este es el espíritu que ha hecho a la señora Calman una leyenda. Ha sido pionera del yoga en Australia en la década de los 50, dirigido centros de yoga durante 33 años y ha tenido apariciones regulares en los 70.

Ella pensó que tendría una vida más tranquila en Melbourne, pero fue arrastrada de nuevo a dar clases de Yoga.

“Vine aquí para jubilarme, pero mi hija Susie, que también es instructora, le ofrecía suplir a los profesores del centro donde ella trabajaba. Eso fue hace 8 años, dice”.

La señora Calman imparte hasta 11 clases a la semana, sin ninguna intención de parar, “El yoga te mantiene joven” dice.

“Nunca he ido a una clase de yoga deseando estar en otro lugar, porque sé que saldré de allí sintiéndome como si estuviese en la cima del mundo. Siempre habrá yoga”.

Traducido de www.dailymail.co.uk

Deja un Comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies