Crecimiento Personal Salud

¿Quién tiene la Culpa?

Culpa

¿Por qué se genera la Culpa?

La culpa se genera por algo que has hecho en el pasado y que sientes que no ha estado bien, teniendo como consecuencia el dolor que has generado a otras personas y también a ti.

Ser perdonado, te ayuda a perdonarte

Disculparte o condenarte está en tus manos, eres defensor y fiscal de tu consciencia y si como juez que eres de tu memoria y de tu vida, no eres capaz de perdonarte, te condenarás a llevar sobre tus espaldas un peso innecesario.
Nadie tiene la capacidad de cambiar el pasado pero si, el poder maravilloso de enmendar el error cometido y en este caso, es el perdón la gran herramienta que ayudará también a trasmutar la culpa.

¿Sentirse culpable mejora las cosas?

Todos nosotros antes o después hemos hecho daño, a propósito o sin querer, y también hemos sido dañados.
El dolor es el mismo pero, lo que verdaderamente cuenta, es la actitud que tomamos después.

He leído hace un tiempo que cada vez que le dices a una persona algo que le hace daño, tienes que decir, y cuanto antes mejor, cinco cosas amables y desde el corazón para que vuelvan a equilibrarse sus emociones. Ahora sabiendo esto, no sientas culpa si lo has hecho alguna vez y comienza cuanto antes a decir las cosas desde tu corazón.

Decir lo que sientes como a ti te gustaría escucharlo.
Tanto para comunicar algo muy bonito o como para hacerlo con algo que no lo es tanto, necesitas usar palabras que ayuden a entender el mensaje, que sirvan para tomar consciencia y aprender.
El mensaje que trae incertidumbre, miedo o dolor nunca será bien recibido y mucho menos bien entendido.

Las buenas palabras cambian el resultado

Es inmenso el poder que tiene la palabra.
De la misma manera que un día aprendes a hablar, tienes como asignatura de vida usar de la mejor manera tus palabras para aprender a decir.

Porque, por ejemplo, no suena igual oír esta pregunta:
“¿No eres capaz de hacer algo un poco mas bonito?”
A escuchar,
“No está nada mal y es mas, creo que eres capaz de mejorarlo porque tu tienes la capacidad de darle un toque diferente.”
Cambia, verdad?

La amabilidad no tiene nada que ver con la mentira

Estamos diciendo casi lo mismo y no confundas, no estamos diciendo una mentira.
Lo que sucede con la primera frase, es que genera derrota, lleva a querer abandonar la tarea, aún tomando la decisión de continuar, será con la moral muy baja y el resultado lógicamente, menos satisfactorio.

La segunda frase, la amable, invita a seguir, a crear y a sacar lo mejor de nosotros.

¿Pedir perdón sirve para curar?

Pedir perdón y mantenerte en la certeza de que no volverás a repetir lo produjo ese daño, ya genera el equilibrio en ambas partes.
Si te disculpas y el perdón no llega, tienes que asumir que la otra persona necesita su tiempo, pedir perdón y ser perdonado no tiene forzosamente que ir al unísono.

La culpa, como puedes ver, es el sentimiento mas inútil y mas dañino para cargar a hombros.
No soluciona nada y roba tu paz interior.

La clave es la sinergia

El perdón hacia los demás y hacia ti hace que el equilibrio genere bienestar y armonía.
Y como solamente podemos dar lo que tenemos, hacer esta reflexión nos ayuda a poder llenarnos de cosas buenas para dar.
Todos, alguna vez, hemos estado de los dos lados, por esto es bastante fácil ponerse en la piel de la otra persona.

No puedes cambiar el pasado pero si mejorar tu actitud de ahora en adelante.
Tu confianza en buen estado de salud, te capacita para decir las cosas de manera amable y una autoestima reforzada te ayuda para a superar un mal trago.

Y así, con esta actitud, la culpa queda fuera de juego y pierde la partida.
La armonía en tu vida está asegurada..

Marta Sergiani
http://www.desarrollandotucalidaddevida.com/

Deja un Comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies