Crecimiento Personal Salud

Lazos de amor incondicional

Lazos

Las Familias no se rompen, cambian de forma

Tres palabras, sólo tres, que comparto al cien por cien y que para mí también simplifican y a la vez nombran lo que es fundamental.

Los Lazos posibilitan que las relaciones aten, opriman, aprieten, asfixien, agobien…o por el contrario, unan, acaricien, acerquen, sirvan para ayudarse, comprenderse, empalizar, aceptar y sobre todas las cosas respetar.

La calidad de la familia dependerá en gran medida de la calidad de las relaciones con los miembros de ésta, de la calidad de esos “lazos”.

Somos todos personas conviviendo con nuestros pensamientos, emociones, preferencias, gustos, sabores, colores y olores.

Todos contamos, aportamos, nos necesitamos unos a otros y, a veces, nos olvidamos.

Siempre escribo que las familias no se rompen si no que cambian de forma. Los padres y las madres nunca desparecen, siempre están ahí de diferentes formas y maneras.

Todos tenemos el mejor padre/madre que debemos tener, aceptarlo, amarlo, perdonarlo nos ayudará a encontrar nuestra paz interior y a disfrutar todo lo bueno que nos puede regalar la vida.

El Amor, los hijos amamos a nuestros padres a través de los ojos de nuestras madres y al revés.

He tardado mucho tiempo en entender esto pero cuando lo he incorporado a mi vida, a mi propia familia, me ha transformado.

No sé que pasará con mi matrimonio, si estaremos siempre juntos o si mañana decidiremos separarnos, de vedad que no lo tengo claro, tampoco me importa demasiado.

En cambio, sí tengo la confianza de que siempre seremos una familia.

Mis dos pequeños son porque nosotros somos y la familia que hemos creado puede cambiar  pero nunca podrá romperse.
Los hijos construyen su concepto de amor a través de nosotros, los padres, y el amor es el pilar que dará la calidad a sus futuras relaciones.

Por todo esto, creo que siempre amaré al padre de mis hijos porque sólo así podré amar a mis hijos.

Y al lado del amor no puede faltar la Incondicionalidad, amar sin condiciones, sin reproches, amar porque queremos amar.

La familia nos dio la vida y nos da la oportunidad de seguir dando vida.

No me gusta poner nombres, cada cual sabrá definir su familia pero lo que no se puede negar es que todos venimos de una familia y probablemente vayamos hacia una familia.

Hay un poema de Dorothy Law Nolte que termina así:

“si los niños viven sus años más tempranos rodeados de amor sincero, aprenden que el mundo es un lugar maravilloso donde vivir”

Y realmente este es el legado que les quiero dejar a mis hijos, enseñarles que esta familia que hemos creado entre todos permanecerá en el tiempo ofreciéndoles siempre “lazos de amor incondicional”

Este ha sido también el legado de mis padres, tengo claro que pase lo que pase, haga lo que haga, su amor es incondicional y quizás esto me ayuda a sentir lo maravilloso que es vivir y estar viva.

Cuando acompaño a las familias en sus procesos de separación, esta es la única idea que quiero hacerles ver.

La familia continúa, sigue adelante y es fundamental para todos los miembros que existan estos lazos, independientemente de que no se ame la pareja, siempre serán el mejor padre y la mejor madre, que deben tener sus hijos.

No debemos permitir que el odio y el rencor consuman nuestros corazones, el perdón cierra la puerta y posibilita volver a abrir las ventanas…

Miriam López Maqueda
Abogada especializada en emociones:
http://www.miriamlopezmaqueda.com/

Deja un Comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies