Ocio y Turismo

La energía de los templos egipcios

templos egipcios

Toda la cultura egipcia es de origen religioso. La astronomía nació de la necesidad de mantener vigente una determinada división del tiempo que es imprescindible para el ritual mágico. Los mapas más antiguos se referían a la “geografía del mas allá” y estaban pintados en los fondos de los ataúdes, a modo de guía al otro mundo. Los médicos pertenecían, en la mayoría de los casos, a la clase de los sacerdotes.

Las leyes relativas a la higiene y la prevención de enfermedades tenían la forma de mandamiento religioso. La administración del estado se encontraba determinada por el concepto de la realeza divina: servir al faraón era servir a dios. Los funcionarios jurídicos llevaban el titulo de “sacerdotes de Maat”. Las leyes las daba el dios creador mismo y las aseguraba el rey. Por ultimo hasta para entender las bellas artes hay que empezar considerando su origen religioso.

El mundo espiritual de los egipcios no es asequible sin mas a los occidentales del siglo veinte. Este mundo de los egipcios nos parece muchas veces contradictorio, pero ello se debe a que no podemos aplicar las normas de entonces a nuestro tiempo actual.

El hombre moderno intenta comprender el mundo midiendo y calculando; diseca, analiza. Los antiguos egipcios, los babilonios, y hasta cierto punto los griegos se servían de imágenes; su visión del mundo era pura sipnosis. Antes de que el hombre intentara contar las estrellas, las identifico con imágenes. El firmamento sembrado de estrellas llegó a ser así el libro ilustrado más prodigioso de la humanidad. Este mundo imaginativo llevó al hombre al encuentro de lo divino, del sentido de la existencia, e intentó conservar este sentido fijándolo en imágenes.

Hemos de tener en cuenta que en Egipto no existe el concepto de RELIGION, sino religiones, o más bien una vida religiosa. Encontramos mas de 3.000 dioses en estado puro y en su mezcla posterior podemos llegar a 10.000. Además en cada ciudad, aldea o pueblo tenían su visión particulares de los dioses, los cuales tenían su propia personalidad o carácter.

Esto nos puede dar quizás una idea de confusión, pues no hemos de verlo así, sino todo lo contrario, los egipcios tenias una vida muy ordenada y unas ideas muy claras en cuanto a la religiosidad de sus gentes, pero es cierto que de toda la historia de Egipto, lo más difícil de comprender, debido a su diversidad, es su religión, se ha de ser ilógico para comprenderla, pues los egipcios sublimaban todos los actos cotidianos elevándolos a mágicos.

Al SOL se le considera el dios de la vida y cada uno de los dioses, está encargado de una faceta importante dentro de la vida de los egipcios, aunque en realidad todo proceda de un mismo dios creador.

En el Egipto del Antiguo Imperio, los dioses están en la Tierra.

Necesitan un lugar de residencia: el templo. Por esa razón, el faraón construye su morada y agasaja a las divinidades para que éstas agasajen a Egipto. Los sacerdotes encargados de la administración de los santuarios no son creyentes como sucede en la religión católica, por ejemplo, sino que son especialistas: unos en jeroglíficos, otros en medicina, otros en liturgia, en carnicería, en la toma de hábito y en todos los ámbitos religiosos o económicos que dependen del templo. Los productos en su estado original como el ganado o el grano se llevan al templo; allí son “tratados” y luego distribuidos. Por esta razón el templo no abriga solo santuarios, sino almacenes, talleres, establos, corrales, mataderos, salas de purificación.

Es fundamental que la administración central dirigida por el rey vigile la naturaleza y la cantidad de productos que entran, de modo que ña riqueza se distribuya equitativamente en el país. Además, cada templo posee su propio personal, su gestión interna, y tiene a su cargo un cierto número de tierras.

Vamos a hacer un recorrido por los más importantes templos egipcios, teniendo en cuenta de que se trata de los dedicados a sus dioses, ya que en Egipto también se edificaban templos mortuorios, para adoración a sus faraones cuando estos ya habían fallecido, los más significativos y conocidos son los de Abu Simbel, dedicados a Ramsés II y su esposa Nefertari, el Rameseum dedicado también a Ramsés II, Medinet Habu, dedicado a Ramsés III, Deir el Bahari, el templo edificado a la reina faraón Hatshepsut.

Primero haremos una descripción de como eran los templos egipcios. El templo egipcio era la representación en piedra del Universo. El edificio se articulaba en torno a un eje longitudinal que simbolizaba el río Nilo y estaba rodeado por una muralla, su estructura comprendía diferentes partes:

La avenida: Camino de acceso al edificio, flanqueado por varias hileras de esfinges que tenían la misión de vigilar y proteger el templo.

El pilono: Composición monumental formada por dos torres de sección trapezoidal y el portal de entrada al templo. Recordaba el macizo que tenía que salvar el Nilo para penetrar en Egipto y las montañas que entorpecían la salida del sol. En su parte exterior, había unos entrantes o muescas, en los que se colocaban las astas de los estandartes del dios

El patio: Es un espacio abierto en el centro y porticado con unas hileras de columnas, en tres de sus cuatro lados. Daba acceso a los recintos de uso restringido.

La sala hipóstila: Es una estancia cubierta, cuyo techo está sustentado por un número variable de columnas y escasamente iluminada.

El santuario: Es el lugar reservado para el dios, su estatua y todo lo relacionado con su culto. Se encuentra en lo mas profundo del templo y estaba sumido en la penumbra. Tenía diferentes ámbitos, entre ellos la sala de la barca sagrada, los almacenes y la celda.

Normalmente conforme se iba entrando en el templo, el suelo subía ligeramente y el techo iba bajando, dando así la impresión de que todo convergía en el santuario.

Templo de Filas

Templo dedicado a la diosa Isis, esposa de Osiris y hermana de Neftis y Seth, es una de las diosas más importantes del panteón egipcio. Tiene el aspecto de una mujer con el símbolo de su nombre sobre la cabeza (el trono). También puede llevar dos cuernos liriformes y el disco solar entre ellos. Representa el asiento, el trono y personifica a la Magia, la fidelidad conyugal y a la gran madre.

Protagoniza junto a su esposo Osiris, una leyenda de profundo sentido humano donde se enfatiza su amor conyugal y maternal. Este mito, presente en los textos de las Pirámides, mas tarde será recogido por Plutarco en su libro ISIS y OSIRIS. Después de que su hermano Seth mata a su esposo Osiris, Isis le busca y resucita recomponiendo su cuerpo por artes mágicas, ya que su hermano y asesino lo había cortado en 22 pedazos, y concibe a su único hijo Horus, es ayudada por su hermana Neftis y por Anubis, dios de los muertos.

Originaria del Delta (Buto), se la veneró en todo Egipto y su culto se extendió por todo el Mediterráneo, llegando incluso a Hispania. Isis es la benéfica, pero también es peligrosa en su aspecto de gran Maga, defendiendo a Osiris y Horus. Se hacía acompañar por siete escorpiones que le servían de defensa. Fue la única diosa que consiguió saber el nombre secreto de Ra.

En el año 384 d.C. Teodosio promulgó un edicto con el que mando cerrar todos los templos paganos, menos Filae, porque los Nubios adoraban a la diosa Isis, por lo que se mantuvo abierto para ellos y para toda la gente del sur para evitar problemas. Finalmente Justiniano lo hace cerrar, deteniendo y matando a todos sus sacerdotes acusándoles de saber leer los jeroglíficos. El último registro que tenemos de una inscripción escrita en jeroglíficos está en los muros de este templo y es del año 394 d.C. A partir de este año, los dioses de Egipto quedaron mudos y el país empezó a morir.

Actualmente, se encuentra situado este templo, en la isla Angélica, puesto que tuvo que ser trasladado por la construcción de la presa de Assuán, ya que quedaba bajo las aguas, con su consiguiente deterioro. Los teólogos elaboran la idea de que el resto del panteón egipcio no es mas que una emanación de la propia diosa.

En el santuario de este templo hemos registrado 15.000 unidades de energía

Templo de  Kom Ombo

Unico templo dedicado a dos deidades, Haroeris y Sobek. Sobek es representado como un hombre con cabeza de cocodrilo, o como un cocodrilo, lleva además la corona Atef. Es una deidad poseedora de innumerables aspectos, que a menudo se contradicen en función del mito en que se le integre. De ese modo se explica que sea aliado o enemigo de Seth, mientras en otras ocasiones es aliado de Horus, ofreciéndole las cabezas de sus enemigos, después de comerse sus cuerpos.

El mito menciona como una vez que Seth corta el cuerpo de su hermano Osiris en pedazos y arroja su pene al río, Sobek, sin saber a quien pertenece, se lo come, por ello será castigado por la diosa Isis con el corte de su lengua, por esa razón los cocodrilos carecen de esta parte corporal.

Originario de Al Fayum, debido a la proliferación de estos animales en este lugar, se le considera dios de la fertilidad y de las aguas, aunque en ocasiones se le otorguen connotaciones malignas.

Haroeris, tiene aspecto humano con cabeza de halcón o es un halcón, sobre la cabeza puede llevar el disco solar o la corona Blanca, del Alto Egipto. Se  le  venera en la sección norte de este templo.  Es  una de las primeras formas del dios Horus, el señor de la Luz y del Cielo, sus ojos están formados por el sol, el derecho, y por la luna,  el izquierdo. Es una apariencia guerrera de Horus, su nombre puede traducirse como “Horus el Grande” o “Horus el Viejo” y es de origen solar.

Haroeris es el Dios Grande que participa en la celebración de la coronación del faraón, otorgándole, entre otras funciones, sus cinco nombres reales.
El templo de Kom Ombo estaba dedicado a la medicina, y muy concretamente a la curación de las enfermedades vinculadas con los ojos. En  uno de sus muros puede verse toda una serie de instrumentos quirúrgicos, muchos de los cuales al estar relacionados con las enfermedades de los ojos, eran para que el dios los empleara si le eran necesarios.

Según unos estudios realizados por una investigadora francesa Blanche Mertz, a principio de los 80, determinó que el altar de Haroeris estaba cargado con 12.000 unidades y el de Sobek justo llegaba a 1.000 unidades.

Nosotros por tres veces seguidas, a partir de agosto-99, nuestras mediciones han cambiado de polaridad, puesto que en el altar “positivo” nos dá una medida entre 2.000 y 3.000 y en cambio el “negativo”, sube hasta 9.000. No sabemos a causa de qué ha cambiado esta polaridad, pero lo cierto es que por mas que repitamos las mediciones, nos sigue dando igual.

Se supone que en el altar “positivo” la persona que se acercase a él, rápidamente recuperaba todas las fuerzas perdidas, y al contrario la persona que se pusiera en el “negativo”, se liberaba del exceso de carga energética o estrés.

Templo de Edfú

Es uno de los templos mejor conservados de época Ptolomaica. En él se venera al dios Horus, hijo de Isis y Osiris, en su forma de halcón. El pilono de entrada al templo, es el más alto de todos los templos de Egipto, fue construido en época del faraón Ptolomeo XIII, simbolizando el horizonte.

Horus  es  uno  de  los  dioses  más  antiguos  e importantes del panteón egipcio. Sus comienzos podrían remontarse a una divinidad relacionada con el cielo y los astros. Desde el Reino Antiguo, Horus está encarnado en el rey, es decir, el soberano es un Horus en la tierra, que al morir se convertirá en un Osiris y a la vez pasará a formar parte de su dios creador Ra.

Este dios es el eterno enemigo de Seth, su tío, con el cual comparte la leyenda de las encarnizadas luchas entre ambos, para vengar el asesinato de su padre, constituyendo el prototipo de héroe.

Su templo es uno de los más bonitos de Egipto, en su santuario se halla una capilla donde estaba la estatua del dios y delante de ésta, hay un altar, su centro energético esta muy escondido puesto que es en la parte posterior de la capilla y no en la piedra del altar, aunque en ella se han medido 13.000 unidades.

Templo de Karnak

Karnak es el recinto sagrado más grande del mundo antiguo y moderno. El epicentro de todo el conjunto gira en torno a la figura de un solo dios, Amón, cuyo significado es “el Oculto”.

En este templo, bajo la supervisión del sumo sacerdote, se administraban las posesiones de Amón, entre las que se encontraban Luxor y los recintos funerarios reales de la ribera oriental del Nilo. Desde principios de la historia de Egipto el recinto se fue ampliando durante casi 20 siglos, añadiéndole templetes y capillas dedicadas a otras deidades, y llegó a ocupar 3 kilómetros de largo, por unos 2,5 de ancho. En su construcción trabajaron unas 80.000 personas y abarcó varias dinastías.

Este templo estaba unido con el templo de Luxor por una avenida, de casi 3 kilómetros, bordeadas de esfinges con cabeza de carnero, el cual se identificaba con el dios Amón. Su sala hipóstila consta  de 134 columnas, de 24 m. de altura, y de tal  anchura que se necesitan de 8 a 10 personas para abrazarlas.

Amón se le reconoce como un dios creador y de fertilidad, uniéndosele a la figura de Ra, es por ello que aparece en ocasiones como Amón-Ra. En el libro de los Muertos se le aplica el epíteto de “El Más Viejo de los Dioses del Cielo Este”. Es la deidad que alcanzó mayor expansión y la que tuvo un clero y un culto mas firmemente establecido.

En su interior hay varios templos dedicados a diferentes divinidades, para hacernos una idea de lo grandioso que es, en su sala hipóstila cabría entera la catedral de Notre Damme. Las columnas de esta sala son tan grandes, que 10 personas cogidas de la mano justo las abarcan.

De todo este vasto complejo de templos reunidos en uno, destacaremos quizás el mas pequeño, pero el que siempre visitamos y es el templo de la diosa Sejmet.

Esta diosa temida hoy aún por los egipcios, cuenta con una historia muy interesante y desgraciadamente no le dan buena fama, aunque su fuerza y magia es patente solo con contemplar su estatua. Se la conoce por LA PODEROSA.

A los pies de su estatua en su templo hemos medido mas de 15.000 unidades, en cambio en todos los demás lugares donde se encuentra, su medición no pasa de 1.000.

Templo de Luxor

Luxor era considerado la residencia meridional del dios Amón-Re, a donde era trasladado, desde Karnak, durante la fiesta Opet. Se llegaba a él por medio de la avenida de esfinges, de la cual, sólo se conservan unos 200 m.

La columnata de la entrada, 14 en total, fue mandada construir por Amenofis III y la terminó su nieto Tutankhamon.

El 22 de enero de 1989, en el patio de las columnas papiriformes, se encontraron enterradas en la esquina sudoeste, un total de 26 estatuas reales de un tamaño un poco mayor que el natural y trabajadas en los materiales más preciosos. Posiblemente fueron realizadas en la dinastía XXV.

Su capilla central fue construida por Alejandro Magno.

Templo de Dendera

Este templo está reconstruido, como la mayoría de los templos egipcios, sobre los restos de un templo mucho más antiguo y del que aún se conservan algunos restos.

Existen documentos escritos que remontan Dendera a la época de Keops, donde seguramente debería de existir un pequeño santuario, del que lógicamente no quedan restos. Lo que vemos actualmente en Dendera, es la remodelación que mandó hacer el rey Ptolomeo IX, en el siglo II antes de nuestra era. Su obra la terminaron años después bajo el dominio romano, durante el mandato de Augusto y de Nerón.

Su nombre significa “El Pilar de la Diosa” y esta dedicado a la diosa Hathor, esposa de Horus. En la terraza del templo hay un “kiosko” donde la estatua de la diosa era llevada por los sacerdotes para bañarla con los primeros rayos de sol. Pero el lugar más significativo de la terraza del templo, son las capillas dedicadas al dios Osiris.

En una de ellas se han grabado en relieve las diferentes etapas de la muerte y resurrección de este dios, es el primer ritual mágico del que tenemos noticia completamente documentado, está realizado por Isis y Neftis, y  en la otra se  encuentra el famoso zodiaco de unos 2.000 años de antigüedad, siendo por tanto, el más antiguo del mundo. También es en este templo donde está la famosa cripta de las “bombillas”.

Hathor, es representada como una figura de mujer con cabeza de vaca, o una mujer con orejas de vaca, es la diosa del amor, la música, la alegría y de la danza. Es deidad de la fecundidad, de los niños y “Señora de los Mammisis”, por lo tanto protectora de las madres y los hijos.

Su templo es muy hermoso, en uno de sus muros podemos contemplar un bajorrelieve de Cleopatra y su hijo Cesarión.

Templo de Abydo

El origen de este templo es uno de los más antiguos de Egipto, puesto que se cree que en el está enterrada la cabeza de Osiris.

Desde tiempos predinásticos, y durante muchas dinastías los reyes de Egipto, se hacían una tumba doble en este templo, para ser adorados como Osiris. Fue Seti I, padre de Ramsés II, el que reconstruyó el templo y mandó construir el edificio que en la actualidad podemos contemplar.

Su forma es un tanto peculiar y fuera de lo normal en los templos egipcios, puesto que tiene forma de “L” invertida, convirtiéndolo en unos de los edificios más curiosos de todo Egipto. En su interior se encuentran siete capillas dedicadas a algunos de los dioses más importantes del  panteón egipcio,  de derecha a izquierda,  Horus, Isis, Osiris, Amón-Ra, Ra-Araktis, Ptah y la última pertenece al propio Seti I.

También es famoso este templo por encontrarse, en uno de sus pasillos, la “Lista Real”, en ella podemos contemplar a Seti I, como muestra a Ramsés II, aún niño, la galería de sus antepasados, donde figuran los nombres de casi todos los faraones, desde Nemes o Narmer, el unificador de Egipto hasta ellos mismos, legitimando de esta forma su reinado.

Osiris era la deidad principal de este templo y todos los egipcios peregrinaban alguna vez hasta él. Osisris era hijo de Geb (la tierra) y Nut (el aire), hermano y esposo de Isis, cuya leyenda ya conocemos.

Posiblemente el origen de Osiris deberíamos de buscarlo en una divinidad muy antigua llegada de Siria, otros piensan que podría tratarse de un rey divinizado, en concreto sabemos que Osisirs reinaba en la tierra, era un rey bueno y enseñó a los hombres todas las artes necesarias para que la civilización avanzara, pero su hermano Seth, que reinaba en el desierto le envidiaba, por eso urdió un plan para matarle.

El mito de Osiris refleja el fenómeno natural de nacimiento y muerte de las plantas, puesto que era el dios de la vegetación, el cual moría en la estación seca y renacía tras la retirada de las aguas de la crecida del Nilo.

La  importancia  de  este  dios, como  soberano del Sub-mundo, hizo que presidiera la escena del “Juicio   del   Alma” (Psicostasia), donde se determinaba si no había causado el fallecido, ningún mal a la tierra y si era merecedor de alcanzar una vida inmortal.

En este juicio se pesaba simbólicamente el corazón en una balanza, cuyo contrapeso era la diosa Maat, diosa de la Justicia y la Verdad.

También se ha encontrado en este templo una tumba de la dinastía 0 en la cual se aprecian vestigios de la leyenda de que cuando el faraón moría toda su familia se enterraba con él, solo ha sido encontrado en este lugar y en una sola tumba ???

Por todo lo expuesto podemos deducir que los templos para los egipcios era algo mas que la casa del dios. Pues sus templos así como sus dioses estaban vivos, aun ahora es posible encontrar estas energías y reponerlas con solo exponer al sol, alguna de estas estatuas de sus dioses, pues con su magia eran activadas.

En numerosos pasajes mágicos de los sacerdotes, se habla de que la estatua del dios en determinada estación del año, era expuesta al sol, o a la luna para recargarse. Hay un texto jeroglífico en el Sancta Santorum del templo de Karnak, original del Imperio Medio (2.000 a.C.) y reformado por Tutmosis III (1.450 a.C.), donde los sacerdotes egipcios dejaron constancia de los ritos a los que sometían a las esculturas nada mas salir del taller de fabricación, localizado en el mismo templo.

Cuando su religión se fué prohibiendo y exterminando los sacerdotes escondían sus estatuas, hay prueba de ello puesto que en el templo de Luxor se encontraron enterradas en el suelo de su sala hipóstila 26 estatuas reales de tamaño un poco mas grande que el natural y en Karnak hay un lugar conocido por los egiptólogos como “patio del escondrijo”  donde se hallaron miles de estatuas de tipo religioso.

Si tenemos en cuenta que los egipcios otorgaban un significado mágico a muchas de sus esculturas, en la creencia de que eran seres vivos y como tales había que alimentarles, vestirles y cuidarles a diario, comprendemos que estas esculturas estaban investidas a nivel mágico para una función en particular, además cualquier tipo de piedra no servia para sus estatuas, sino que cada material se escogía en función de un motivo religioso determinado.

Cuando visitamos los templos egipcios, observaremos que algunos relieves han sido completamente destruidos, repicándolos encima por lo que se hace imposible de saber lo que había grabado. Para muchos egiptólogos la razón de ello se encuentra en la persecución que se llevó a cabo sobre las divinidades paganas y en la reutilización de los templos como iglesias o como mezquitas musulmanas en épocas posteriores.

Pero, ¿es capaz el fanatismo religioso de molestarse en estropear figuras de dioses que están a varios metros de altura y dejar intactas otras que se encuentran al pie del suelo? Para nosotros, los estudiosos que creemos en que siempre hay un porque o un “algo más” en todas las cosas y que seguimos investigando un poco mas allá de la ciencia convencional, opinamos que el motivo es mucho más complejo y largo de explicar, por ejemplo, un egiptólogo alsaciano Lubicz, explica estos destrozos selectivos como una especie de “suicidio” del templo, los santuarios egipcios eran elementos vivos, conclusión a la que llegó después de estudiar los entresijos del templo de Luxor.

Según se cree los sacerdotes egipcios en un último intento de impedir que los cristianos se hicieran con el conocimiento sagrado del santuario de los templos, decidieron “matar” las figuras que había sobre los muros. De esta forma cuando el templo se utilizara para una religión diferente a la egipcia, ya no tendría sus cualidades mágicas.

Elisa Villagrasa
Investigadora de la civilización egipcia

Deja un Comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies